Hoy Es

     

Ayer se celebro la Misa de Sanación en El Socorro

La Parroquia Del Carmen fue colmada ayer de los fieles que, necesitados de gracias, colmaron el Templo y renovaron la luz interior.

 

   Desde los textos, el Señor ya invitaba a su banquete, y por toda respuesta a su invitación, sólo recibía excusas: quien no daba prioridad a su campo, sus animales, su familia… todos tenían algo más urgente a la invitación del Señor. <Lc.14,1.15-24>

   En su prédica el P. Martín nos invitó a ser de “…los felices que responden a la invitación del banquete del Señor, que guarda gracias que están por encima de lo natural y humano. Dios elogia al sabio, al que pone su corazón en las cosas elevadas, no en lo pasajero.  Cuando el Señor invita es a algo mayor, especial.

   El quiere elevar nuestro corazón, nuestra alma.  Rescatarnos de nuestra búsqueda de lo material, que nunca nos dejará satisfechos, ni nos hará felices. 

   No son más importantes las cosas que las personas.  Así perdemos pareja, hijos, familia, amigos.

   En esta búsqueda falsa de la felicidad perdemos nuestros reales valores: la paz, la decencia, la humildad, el respeto, la capacidad de perdonar, la libertad, el pudor, la verdad, la virginidad, la caridad, la honestidad….

   VALES POR LA DIGNIDAD DE DIOS EN TU CORAZON!

   Quien pierde su esencia no puede encontrar lo esencial de la vida.

   Dios nos llama para no perder nuestras vidas. Dejémonos encontrar por Dios para recuperar lo perdido.  Descubrir nuestro valor perdido poniendo el corazón en Dios y a Dios en el corazón; no temer y salir a Su encuentro; y caminar y vivir distinto, con altura, y hacia allí apuntará en corazón.

   Todo pecado va contra el corazón, contra nuestra naturaleza y nos deshumaniza.

   Poner el corazón en Dios para que Él dentro ilumine la vida, restaure nuestros sentimientos, sane nuestros cuerpos, el alma, nuestros pensamientos, nuestra existencia.

   Donde no hay fe no hay milagros. El Señor sabe qué necesitamos, nos invitó y ahora sólo espera nuestro pedido…”

   Luego, en Adoración ante Jesús Eucaristía, presentamos nuestros corazones en el Altar, pidiendo al Señor rescate nuestras vidas, para cumplir su voluntad…

    Terminada la Eucaristía, la oración se hizo bendición y acción de gracias al Señor por su insistente invitación a este banquete de tantas gracias…!

 

Redacción: Ana Maria Perez

Compartir

    

 

    

     
  

https://portalregional.com.ar/images/cooperativaSocorro.gif

 Todos Los Derechos Reservados © - Diario El Socorro -Términos Legales y Condiciones De Uso

Diseño y Programación - LP Informática